Se trata de formación para trabajadores de empresas, también conocida como “Formación programada por las empresas”. Cada empresa que tenga trabajadores contratados (independientemente del número o del tipo de contrato), dispone de un dinero para la formación de estos trabajadores, mediante la aplicación de bonificaciones en la Seguridad Social.